¿Una consulta, una emergencia, una cita?

Abordar un Proyecto de Residencia en Costa Rica

404Page-Hero-1.jpg

Reflexión de Clare Facio Legal para el solicitante.

Por Alberto Chacon

I.

Gracias al conjunto de esfuerzos llevados a cabo por los y las costarricenses durante este segundo milenio, la idea de instalarse en Costa Rica gana popularidad en diversas partes del globo. Argumentos de calidad de vida mezclados con ese llamado a la aventura inmersa en espacios tropicales salvajes, y por supuesto no omitir esa promesa de seguridad con la que batallamos juntos día con día.

 

El plan resulta claro, alistar el volumen de patrimonio disponible para trasladarlo a Costa Rica y hacer vida. La clave del plan radica en el “Volumen de patrimonio” disponible. Este punto le indicará el camino hacia una figura migratoria ideal y revelará las puertas de figuras corolarias opcionales no ideales, pero pertinentes.

 

Nace así una la perspectiva ideal de un futuro residente: “en cuanto reúna los requisitos seré elegible para la obtener la residencia”. Es en efecto una perspectiva enteramente cierta, sin embargo, omite criterios temporales y operativos.

 

II.

 

En Costa Rica existen categorías migratorias que van desde los estatutos Permanentes (mediante vínculos familiares de tipo matrimonio o parentesco) pasando por estatutos Temporales que ligados a criterios de inversión (propiedades inscribibles o acciones y valores), permisos de trabajo (representantes legales, ocupación de puesto especializado en empresa, emprendimientos particulares, puestos especializados) entre otras opciones (estudiantes, estancias) hasta llegar a esfuerzos más recientes con la nueva categoría de Nómadas Digitales.

 

Cada una de estas categorías reposa sobre la capacidad del solicitante en obtener prueba documental de su situación, en relación con la figura migratoria aconsejada. El trámite en sí parece iniciar de forma natural con (i) el estudio de caso llevado por un consultor profesional en migración, (ii) definición de la categoría y sus requisitos, (iii) recolección de prueba documental para cumplir con los requisitos, incluyendo de manera prioritaria aquellos que deben ser obtenidos y debidamente legalizados en el país de origen del interesado, (iv) solicitud de cita para presentar los documentos, (v) presentación de los documentos. Sin embargo, la cadencia en los tiempos de gestión administrativa, obligan a los profesionales en migración y sus clientes a buscar maneras de optimizar el proceso. En efecto de debe tomar en cuenta las fechas de emisión de documentos legalizados (apostilla, certificación consular) y traducciones oficiales por parte de los gobiernos correspondientes, con respecto a las fechas de gestión de la DGME. No vaya a ser que sus esfuerzos de recopilación documental resulten vanos, pues para puesto que previo mucho antes de la fecha de presentación de su expediente y sus documentos están ya vencidos o incorrectos. Esta dificultad fue latente cuando las citas de presentación se estaban emitiendo a un año plazo, durante los periodos críticos recientes ligados al Covid-19.

 

El acompañamiento de una profesional resulta esencial en nuestros procesos migratorios. La capacidad de anticipación y adaptación a lo largo del proceso es un factor determinante para que este sea llevado a cabo de manera sana y su resultado sea satisfactorio. El ejemplo clásico mencionado anteriormente, en el que su situación particular le impide obtener sus pruebas documentales a tiempo, un profesional en migración le puede guiar para que su expediente migratorio se presente en tiempo y que aun así pueda aportar lo faltante.

 

Por otro lado, la legislación migratoria en Costa Rica ha sido sujeta a cambios en los últimos años, en consecuencia, la información pertinente y veraz sobre dichos cambios se vuelve difícil de discernir. Esa guía de cómo proceder en tiempos de cambio, puede resultar invaluable para un proceso como su solicitud de residencia. Citando dos ejemplos de cambios, los más recientes, podemos destacar (i) la reducción del monto de inversión para la categoría migratoria temporal de inversionistas, que solía ser US$200,000.00. Ahora pasó a ser de US$150,000.00 con el fin de mejorar nuestra posición, y figurar en una luz más atractiva a la inversión extranjera. (ii) La inauguración de una categoría migratoria nueva como lo es la Ley para Atraer Trabajadores y Prestadores Remotos de Servicios de Carácter Internacional. El país decide entonces apuntar hacia el sector de producción creado por los Nómadas Digitales y permitirles elegir a Costa Rica como un “safe heaven”; no solo mantienen sus ingresos y contexto laboral en su respectivo país y también gozar de los beneficios de vivir en Costa Rica.

 

En la práctica los obstáculos y sorpresas que se presentan son todos previsibles y la posibilidad de superarlos es alta, basta con el acompañamiento de un profesional. En este momento de la lectura sus preguntas podrían ser muchas y quisiéramos ayudarle a aterrizar algunas ideas en cuanto a los aspectos prácticos.

 

¿Si tomamos de referencia la solicitud de residencia temporal bajo categoría inversionista, permítanos ayudarle a entender cuánto exactamente debo invertir? como debo invertirlo y adonde?

 

Circular el monto correspondiente a su inversión desde su país hasta el territorio nacional requiere guía de profesionales en la materia. Su dinero debe ser tomado en serio y su condición de vida no debería de sufrir durante las diferentes etapas de obtención de la residencia, por lo tanto, ¿es importante asegurarse que sus fondos serán recibidos en Costa Rica por entidades financieras responsables y que el objeto de su inversión sea sometido a un proceso de debida diligencia calibrado a sus objetivos de vida.

 

Si tomamos de referencia la solicitud de residencia bajo sub-categoría migratoria de Estancia para Trabajador o Prestador Remoto de Servicios: Nómadas Digitales, permitamos ayudarle a recopilar la información, coordinar su presentación y obtención del estatuto migratorio.

 

 

III.

 

 

Destacamos entonces la importancia de preparar su documentación de manera idónea y consultar con profesionales la mejor vía para satisfacer sus necesidades y las de su familia. Esto es de suma importancia puesto que el tiempo que toma la Dirección General de migración y Extranjería (DGME) generalmente sobre pasa las normas establecidas. En efecto las oficinas de migración deberían tomar un máximo de 90 días para pronunciarse con respecto a su solicitud y resolver ya sea aprobando la solicitud o bien solicitando respuestas o ajustes necesarios para completar el file. En la práctica, rara vez la DGME toma menos de 8 meses en aprobar los expedientes, y muchas veces hasta más.

 

En este sentido, el gobierno asume su responsabilidad tolerando su permanencia en el territorio, hasta que su resolución le dé las instrucciones a seguir, para rectificar lo presentado o para retirar su DIMEX. En paralelo notará que, con su respectivo número de expediente migratorio asignado y su trámite en revisión, los bancos se mostraran más ávidos en abrir su cuenta bancaria. Al cabo del proceso, y antes de entregarle su documento de identificación de migración y extranjería, se le dará la bienvenida al sistema nacional de salud a través de su aseguramiento en la Caja Costarricense de Seguro Social.

 

Por lo tanto, prepárese, ordene sus prioridades de vida en tierras tropicales y deje que nuestra alegría de vivir le reciba con los brazos abiertos.

 

Su experiencia de vida es muy importante para nosotros.

 

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
scroll top